Seguimos con el proyecto!

El final de trimestre siempre es movido, sobretodo si coincide con el comienzo de un proyecto 1×1 ! Tengo tres entradas a medias, a ver si las navidades dan de sí y las puedo acabar.

De momento dejo algunas reflexiones, ahora que están frescas, sobre el proceso del proyecto del que hablé en la entrada anterior:

  • Se aprende a ser libre. Pasar de trabajar en clases más o menos rígidas a realizar un proyecto abierto requiere de un proceso de aprendizaje. ¿resulta bastante obvio, no? ¡Pues descubres muchas formas de la obviedad cuando lo pones en práctica! Es fácil que los alumnos se despisten, se pierdan, intenten escaquearse … En el contexto educativo formal, es necesario  cumplir con unos objetivos, que seguro que no son los que tienen muchos de nuestros alumnos cuando entran por la puerta cada mañana. (el magnetismo, los motores eléctricos o la generación de electricidad, por especificar los de mi proyecto). Tenemos herramientas de seguimiento que nos pueden ayudar a gestionar todo: wikis para dejar constancia del trabajo hecho, plazos dentro del proyecto para marcar metas, herramientas de gestión de proyectos
  • El acceso instantáneo a la información es motivador: El hecho de tener portátiles en el aula nos permite enseñar (o ayudar) a que los alumnos sean más autónomos y solucionen dudas por su cuenta o mediante sus iguales. Esto libera al profesor de tiempo para ir de grupo en grupo resolviendo las cuestiones más complicadas … solo cuando ya tienen el hábito. Hasta ese momento, ¡te vuelves loco! El hecho de que no tengan que esperar a que resuelvas las dudas y la sensación de avanzar por su cuenta he comprobado que les resulta muy motivadora.motor
  • Se tiene que volver a construir la dinámica del aula. Los alumnos han aprendido a lo largo de su escolaridad, más o menos, que deben estar sentados en sillas, escuchar (o poner cara de escuchar) y hacer aquello que se les propone cuando se les propone. No tienen ni idea de autogestionarse, ni de aquello que deben  o no hacer cuando el profesor no está digiriendo la clase. Marcar normas, crear hábitos y reconducir la explosión de ‘si el profe no me manda lo que tengo que hacer, puedo hacer lo que quiera’ es una de las cosas que más energías consume.
  • Compartir y copiar no es malo si se hace bien. Si se fomenta el proceso de compartir, las ayudas entre iguales, se entiende la copia como una parte inherente al proceso de aprendizaje, siempre y cuando no acabe ahí, el tono del aula es diferente. Se habla con más relajación, se crean dinámicas de cooperación, competencia ‘positiva’ y creatividad muy interesantes para todos.
  • Hay que explicitar, mediante la evaluación sobretodo, que el proceso es importante. Si nos esforzamos en buscar actividades o formas de evaluación en las que el proceso sea importante, damos valor al día a día. Y esta evaluación debe ir mucho más allá de los positivos o negativos por trabajar… Por ejemplo, esta vez he pedido un diario de obstáculos y problemas  encontrados en el proceso con sus respectivas soluciones. (Y le doy peso en la nota, claro…). Aquí, de nuevo, los ordenadores ayudan mucho: Se pueden tomar fotos con la webcam para ilustrar el problema o la solución, se pueden ir describiendo en una wiki o blog, buscar soluciones en Internet, hacer pequeños vídeos para describir procedimientos …
  • Hay que encontrar el equilibrio entre ser flexible y mantener los objetivos. Para mantener la motivación es necesario estar atento a aquellas cosas que se ve que funcionan para potenciarlas. Esto quizás significa hacer cambios en el proyecto, tener que dedicar una tarde con la que no contabas para buscar o comprar material, montar algún tipo de entorno en Internet…. En mi caso, he tenido que hacer algunas compras de material más o menos exprés porque detecté que había una dinámica de ensayo-error muy positiva que se frenaba por la falta de material (cable de bobinado, clips y pilas …que además eran baratos). También vi que la dinámica mejoraba en el momento en el que podían compartir fotos, vídeos y comentarios, así que abrí una página en wikispaces. Creo que la clave está en ver hasta dónde hacer cambios sin que el proyecto se desvirtúe ni te absorba horas y horas ( ¡no puedes ser la única persona del proyecto que trabaja!)
  • Siempre hay poco tiempo: En primer lugar, hay poco tiempo en las horas de clase. Además, los procesos de ensayo-error consumen tiempo. el proceso de aprender a ser autónomo consume mucho tiempo y la creación de nuevas dinámicas consume tiempo también. Por otro lado, el proyecto tiende a ser espiral, siempre se pueden hacer mejoras, darle vueltas … hay que decidir  si se puede alargar (yo lo he tenido que hacer) y el momento de cortar.

Seguro que me dejo cosas, pero de momento sirve de  resumen de lo que he aprendido. Al proyecto ya casi no le queda, después de vacaciones se acaba. Seguro que la reflexión posterior que haremos y los resultados darán nuevas ideas para ir mejorando.


Algunos enlaces del proyecto:

La wiki en la que se hace la bitácora del proyecto.

La página principal del proyecto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s