Para que el 1×1 valga la pena

Hace algunos meses que he estado pensando con dos amigos, Fernando Lorza y Fina Dènia,  sobre la forma que debería tener una formación para un centro que participa en el proyecto 1×1. A ver si puedo ir compartiendo las conclusiones a las que hemos llegado.

Uno de los aspectos que me parece más importante es el de evitar que los problemas que éste genera hasta que todo funciona, las distorsiones de los libros de texto digitales y todo el tinglado que se ha montado alrededor, se coman el verdadero potencial.

Tener un ordenador en el aula es mucho más que tener un libro digital, es como tener una navaja suiza que nos permite multitud de actividades. He intentado resumirlo en un diagrama: (está en catalán pero creo que se entiende sin problemas)

Propongo 4 categorías,  para poder comenzar a ver el potencial del ordenador en el aula. Están todas relacionadas, por supuesto, pero creo que son una primera aproximación válida:

  • Permitir que el mundo real entre en el aula: El ordenador nos permite acceder a información real, actualizada y gratuita, interactuar con expertos u organizaciones externas al centro, abrirnos a la comunidad … Podemos buscar un vídeo corto, una lectura, fotografías sobre dudas que surjan en clase, en tiempo real.
  • Romper las barreras de tiempo y espacio: Nos proporciona herramientas para proponer y gestionar actividades de tipo proyecto o similar, que se alargan una serie de sesiones de clase. Nos permite la participación en actividades en diferentes momentos, ayuda romper la barrera entre el trabajo de clase y ‘los deberes’ … Hace posible los proyectos transversales, que implican más de una área, en las clases de 55 minutos/ 1 profesor que tenemos.
  • Permitir la entrada de la multimedialidad en clase: Podemos plantear actividades en formato audio o vídeo, que permiten representar procesos (por ejemplo a alumnado con problemas de redacción), trabajar el aspecto oral de las lenguas o aprender a utilizar un tipo de lenguaje diferente del lenguaje escrito. Y, por supuesto, es mucho más motivador para ellos…
  • Facilitar el trabajo colaborativo: Proporciona herramientas de gestión del mísmo que ayudan a trabajar de una manera más cómoda, a autogestionar el trabajo y a evaluarlo. Podemos como profesores, y ellos pueden como grupo de trabajo, realizar un seguimiento del proceso y las personas que han participado. Y no solamente mediante wikis o googleDocs, tenemos sistemas de control de versiones y cambios que puede servir para documentos no textuales.

Se trata solamente de una serie de ideas para el trabajo con ordenadores en el aula, que creo que deben integrarse en la práctica habitual, mezclando el aspecto virtual con el presencial, el analógico con el digital, de manera que tengamos lo mejor de los dos ‘mundos’. (eso que se llama Blended learning).

Y por ahí arriba, que digan lo que quieran…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s